sábado 24 de febrero de 2024

El ajuste oculto en la educación: más allá de lo económico

sábado 10 de febrero de 2024
El debate sobre la educación pública y gratuita ha sido una constante en nuestra sociedad, pero hay aspectos que merecen una atención particular.
 
El profesor universitario Luján Miño arroja luz sobre un aspecto menos visible pero igualmente crucial: el ajuste oculto en educación: el vaciamiento de contenidos educativos, en todos los niveles y modalidades.
 
Este ajuste, según Miño, no es un fenómeno nuevo, sino que tiene sus raíces en las primeras etapas del neoliberalismo en nuestro país.
 
Durante la dictadura militar, se inició el proceso de transferencia de escuelas primarias de la órbita nacional a la provincial, un movimiento que se profundizó durante la presidencia de Carlos Menem, quien extendió esta transferencia a los colegios secundarios sin el correspondiente financiamiento.
 
Ahora, con figuras como Javier Milei, vemos una nueva fase en este proceso: la mercantilización de la educación. Este enfoque, según Miño, no busca formar ciudadanos críticos y pensantes, sino más bien una masa laboral dócil y manipulable.
 
Se trata de una receta planificada desde los grandes centros de poder para mantener a la población en una forma de sumisión que va en contra de la formación integral de las personas.
 
Miño advierte sobre las graves consecuencias de este proceso. El vaciamiento de contenidos y la reducción de la educación a meras recetas tienen un impacto directo en la calidad de la enseñanza y, por ende, en el futuro del país.
 
Los países desarrollados han alcanzado su estatus gracias al aporte del conocimiento de sus ciudadanos. Lo que resalta la diferencia entre crecimiento económico y desarrollo económico.
 
Mientras el primero puede lograrse con mano de obra barata, el segundo requiere una educación sólida y diversa.
 
En conclusión, el debate sobre la educación va más allá de cuestiones económicas.
Se trata de un tema central para el desarrollo humano y el progreso de la sociedad en su conjunto.
 
Es fundamental que como sociedad tomemos conciencia de la importancia de una educación pública y gratuita de calidad, que promueva el pensamiento crítico y la formación integral de los ciudadanos.