miércoles 19 de junio de 2024

Interna partidaria

Gerardo Piñeiro denunció fraude en las elecciones de la UCR y apuntó contra la Justicia Federal

martes 28 de mayo de 2024

Miguel Montoya y Carla Zaizer, fueron elegidos presidente y vicepresidente del Comité Provincial de la UCR mientras que la conducción del Comité Capital de la UCR quedó en manos de los abogados Diego Herrera y Bianca Capeletti Puyó.

Sin embargo, las elecciones del centenario partido en Formosa, no habrían sido del todo transparentes y el exconcejal Gerardo Piñeiro que también estaba dispuesto a competir en las internas partidarias, no tuvo lista porque la Justicia Federal la “bajó” y publicó en sus redes sociales fuertes denuncias apuntando contra sus correligionarios.

Según Piñeiro el proceso estuvo viciado de nulidades y consideró además que los que ocuparan los cargos directivos en el radicalismo, carecen de representatividad por la deslegitimación de los afiliados al no participar de las internas por el alto ausentismo.

"Con todo el poderío económico, 4 diputados provinciales, 2 concejales y el ciento por ciento de la dirigencia rentada de la capital sacaron 700 votos" dijo el ex legislador y agregó que: "La UCR en 2023 perdió el senador y diputada nacional, no metió concejales en la capital y perdió la mitad de los diputados provinciales que puso en juego".

 

En la última sesión de la Legislatura Provincial, los referentes que hoy aparecen en la foto, legitimaron junto al gildismo la conformación del Consejo de la Magistratura en la provincia por lo que también llegan teñidos de sospechas ante una supuesta alianza con las huestes de Gildo Insfrán.

Piñeiro manifestó que: "No les alcanzó con manejar la Junta Electoral, no les alcanzó con proscribir la lista opositora, no les alcanzó todo el poderío económico desplegado, están deslegitimados y fuera de consideración en la sociedad".

Pero "hagan lo que hagan" para permanecer al frente del Partido, el "tiempo se les agota". La conducción que encabezará Miguel "Mono" Montoya, serán los últimos "guardianes del pañal sucio" en el radicalismo, se despachó.
 
Además sostuvo que "hacen y van a seguir haciendo todo lo necesario para permanecer al frente del Partido, porque "saben que su función no es política, es la de cuidar el último reducto que les queda a una etapa políticamente fracasada y moralmente quebrada" de la que todos son parte.
 
"Los que están ahora y los que seguirán estando al frente del comité, “forman parte de los que entregaron el radicalismo a las exigencias del régimen Gildista a cambio de la paralización de causas penales por corrupción”, que involucraban a la máxima esfera de conducción del radicalismo.
 
"Son cómplices de las desprolijidades en las rendiciones de fondos de manejo partidarios y fondos públicos recibidos desde el Ministerio del Interior para las campañas de los partidos políticos. No podemos avalar, ni subsanar con nuestra participación todo lo que denunciamos, no podemos ni queremos ser parte de una conducción formal, que está puesta al solo efecto de garantizar el acuerdo con el gobierno poniendo al radicalismo al borde del exterminio político a cambio de impunidad, de tapar la corrupción, de la inmoralidad de un puñado de dirigentes que no quieren rendir cuentas de sus actos en la justicia”.
 

Temas de esta nota