Andres Miniccuci: "Hablar sobre sexo y juguetes sexuales todavía sigue siendo un tabú en Formosa"

Andres Miniccuci:
25/08/2020
P

arece mentira, pero en muchas ocasiones el sexo continúa siendo un tabú difícil de romper en nuestra sociedad. Sin embargo, se trata de algo tan natural como la vida misma y así debe ser tratado. Por ejemplo, todavía algunos hombres piensan que solo ellos pueden disfrutar del sexo pero en realidad hoy en día son las mujeres quienes llevan la delantera. 

Andres Miniccuci, dueño del sex shop Openmind de la ciudad de Formosa, comenzó en el negocio hace 10 meses y en diálogo con la Agencia NOVA dijo que “durante la cuarentena creció la demanda y las consultas de parejas y personas solteras, en su mayoría mujeres que se deciden a comprar juguetes sexuales o lencería erótica”.  

Desde la reapertura de los comercios no esenciales en la provincia el sex shop abrió sus puertas bajo estrictos protocolos de seguridad por la pandemia del coronavirus, con turnos para la atención personalizada o también se pueden realizar pedidos a través de las redes sociales con absoluta confidencialidad. 

Comentó que decidió encaminarse en el rubro porque en la provincia costaba mucho conseguir productos sexuales.

“Lo más vendido son los de estimulación de clítoris, geles y lubricantes”

Sobre lo que más consultas hay es por succionadores, dilatadores, disfraces y masturbadores. Algunos productos son con conexión digital por el celular a través de Bluetooth.

En cuanto a los precios indicó que los más caros rondan los 8 mil y 15 mil pesos. En comparación con los pedidos frecuentemente que cuestan alrededor de 2500.  

“Aunque todavía es tabú la gente se anima a relajarse. Como la sociedad formoseña es chica y la mayoría se conoce da un poco de pudor”, señaló Minicucci. 

Es importante utilizar el sexo como herramienta de liberación. Debemos charlar y visibilizar todas las alternativas posibles para que el placer sexual que tanto avergüenza sea el protagonista.