jueves 20 de junio de 2024

Se conmemora el Día contra el LGBT Odio

Cómo se construye la violencia contra las diversidades sexuales.
viernes 17 de mayo de 2024

El 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, también llamado Día contra el LGBTI-odio. Pero ¿por qué hablamos de LGBT odio?

Cuando se conoce un ataque de odio contra una persona LGBT+ es común que, a nivel social y mediático se minimice el hecho. Por su parte, la Justicia, a su vez, suele revictimizar a las víctimas directas e indirectas. Estas situaciones no se comprenden como formas de violencia que tienen un sentido simbólico: dar un mensaje a un grupo particular. En este caso a las personas disidentes y LGBT+.

Es común que se piense que únicamente el asesinato sea un ataque de odio, y no se preste atención a todas las violencias estructurales que atraviesan estas poblaciones.

Por eso importa decir que los ataques LGBTodiantes no son hechos aislados y que responden a los prejuicios, la discriminación y las exclusiones que las personas disidentes viven alrededor del mundo.

 

Nombrar el odio

 

Cuando hablamos de LGBT-odio no hacemos referencia única y exclusivamente al asesinato, aunque sea la forma de violencia más visible. Es importante recordar que es solo la punta del iceberg de una serie de situaciones de discriminación, marginalización, negación de derechos y violencias en sus distintas intensidades que están presentes en la vida cotidiana de las personas disidentes.

El “delito de odio” o ‘hate crimes’ es un concepto jurídico acuñado en Estados Unidos para dar cuenta de las violencias motivadas por razones de orientación sexual, identidad de género o perpetrada hacia grupos étnicos o religiosos. Una de las características es que se encarga de enviar un mensaje de amenaza contra todo ese grupo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elige nombrar a esos delitos como “violencias por prejuicios”.

 A diferencia del término “fobia”, que alude a un miedo extremo y a una patología; la palabra “odio” apela a una emoción. Para CIDH el prejuicio como concepto es más fácil de identificar, de rastrear y por lo tanto de combatir.  Dice que “la violencia por prejuicio es expresiva por definición; manda un mensaje de terror que se extiende a quienes, más allá de la víctima particular, se identifican con las características que generaron el ataque —reales o de percepción”.

 

Fuente: agenciapresentes.org