sábado 13 de abril de 2024

CHAFOR

El precio de la vacuna contra la aftosa aumentó un 10%; malestar de ganaderos

martes 20 de febrero de 2024

El presidente de la Confederación de Sociedades Rurales de las provincias de Chaco y Formosa (Cha-For), Guillermo Martínez Balbís, hizo pública la preocupación que tienen los productores ganaderos de ambas provincias por el precio que estipularon los laboratorios productores de vacunas para esta nueva campaña que comenzará el próximo 1° de marzo.

Para aquellos ganaderos que tienen que vacunar obligatoriamente a su rodeo bovino, el precio de la vacuna será de $1430, un 10% más de lo que valía en diciembre de 2023.

Esto generó un malestar creciente en productores ya que según dejaron en claro, “se trata de un impacto negativo” sobre la actividad ganadera, “dado que sumado a las demás labores sanitarias, el costo por dosis se dispararía a $2.200” aseguro Martínez Balbis.

Por otra parte, cabe recordar que las vacunas utilizadas en las campañas anuales en Argentina son de origen nacional. Si bien hay tres laboratorios productores de vacunas, Biogénesis Bagó capitaliza un porcentaje cercano al monopólico, liderando en absoluto el abastecimiento de vacunas dentro de nuestro país. “Esta medida representa un desafío adicional para los productores, quienes ya experimentamos un aumento en el precio durante el mes de diciembre. Además del costo inicial de la vacuna, los productores debemos considerar los gastos adicionales asociados, como los precios de aplicación y otros insumos necesarios. Estos costos adicionales podrían elevar el precio total por dosis a alrededor de $2200, lo que representa un aumento significativo en comparación con años anteriores”, expresaron desde la entidad.

En otro tramo de la entrevista, Martínez Balbis  recordó que este aumento de precio, “plantea preocupaciones legítimas”, dado que: “Enfrentamos un mayor costo de producción en un momento ya desafiante para la ganadería, que a su vez debe ser afrontado en un solo pago, lo que implicaría desprenderse de animales para poder hacer frente a dicho costo”.

Al respecto desde ChaFor apuntaron a los laboratorios productores de vacunas solicitándoles que “adopten medidas para mitigar el impacto económico negativo en los productores y mantengan una comunicación transparente sobre los cambios de precios en el futuro”.

A su vez, los ganaderos nucleados en FARER, Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos, se plegaron al reclamo a nivel nacional de la Federación Agraria y plantearon en el mismo sentido: “La entidad más representativa del campo entrerriano entiende que el aumento del valor de la vacuna no se condice con la situación que vienen atravesando los productores ganaderos, y exhorta a los laboratorios a reconsiderar en el futuro la aplicación de aumentos que pongan en una situación de ahogo a quienes ya vienen padeciendo años de penurias debido a la sequía que los puso en jaque y al intervencionismo estatal que detonó la base productiva”.

Los entrerrianos también señalaron que no es solo el precio de la vacuna lo que los ahoga, sino los costos aparejados. “Debe tenerse en cuenta que al de por sí oneroso importe de la vacuna establecido de manera unilateral por los laboratorios veterinarios, deben sumarse los costos que toda campaña de vacunación exige como honorarios de vacunadores, traslados, entre otros, aspectos que terminan elevando aún más el precio que debe afrontar el productor”.

Ante este escenario, desde FARER exigieron “empatía y responsabilidad a los laboratorios ante escenarios futuros, ya que las imposiciones oligopólicas no tienen en cuenta los intereses ni la realidad de los productores”, reclamo al que también se sumaron desde la Asociación Civil Comunidad Islera, donde muchos ganaderos de aquella provincia desarrollan su actividad.

El precio de la vacuna contra la aftosa  aumentó un 10%; malestar de ganaderos