sábado 13 de abril de 2024

POR EL APRETÓN MONETARIO, INFLACIÓN Y RECESIÓN

Ahorristas venden dólares para “llegar a fin de mes”

Lo único que podría mover el dólar es un salto devaluatorio del oficial, algo descartado por el Gobierno
jueves 15 de febrero de 2024

Los dólares alternativos siguen cayendo después del feriado largo. Todas las cotizaciones experimentaron una caída que agudiza la pérdida ante una inflación elevadísima. En las "cuevas" explican así el fenómeno: "Hoy no hay compradores. Son todos vendedores. Vende la clase alta para seguir manteniendo su nivel de vida y vende la clase media para llegar a fin de mes. Se ven muchas ventas de a puchos, para pagar cosas puntuales. Pero no hay pesos y la gente desinvierte y vendo lo que compró antes. Están vendiendo ahorro porque no les alcanza la plata", retrató un cambista que mucha experiencia en la City.

La "malaria" con una inflación que en diciembre y enero acumuló 45% y sueldos planchados hace que la clase media salga a vender dólares para vivir. "Hay gente sorprendida, además porque terminaron comprando a casi $1.200 y ahora vendés a $1.000 y pico. Es una pérdida en dólares altísima que además se le suma la inflación en dólares. Porque toda la vida aumentó 50% en pesos en dos meses y el dólar bajó. Es una locura", decía el cambista.

Para muchos en las cuevas, la falta de pesos es notoria. El ahorrista no solo no convalida precios de la economía en las góndolas, sino que tampoco hay sobrante de moneda para dolarizarse. "De cada 10 personas que entran a la casa de cambio nueve y medio son para vender. Nadie compra", advirtió el financista en las sombras.

La caída del blue, que cerró en $1.105, además está acompañada por la caída de los dólares financieros. El MEP está en $1.122 y el CCL en $1.176. Esto supone que tampoco las empresas tienen pesos sobrando para dolarizarse. El plan "no hay plata" de Javier Milei está funcionando en lo cambiario. 

 

"Esto puede empezar a repuntar en marzo. Cuando retome la actividad a full. Igualmente creo que hubo una exageración en la dolarización de la gente y ahora eso se planchó. Tampoco si empieza a moverse el dólar será fuerte. No hay pesos", repite.

 

Lo único que podría mover el dólar es un salto devaluatorio del oficial, algo descartado por el Gobierno. Incluso, en el BCRA y Economía dicen que no está en sus planes acelerar el crawling peg, actualmente en 2% mensual, para dar certidumbre a los precios. Se juegan a que habrá una desinflación más notoria y se cree que febrero podría dar 14%. Esto se produce por la brutal caída de la economía y el consumo desde que llegó Milei al poder. La recesión hará su trabajo sucio para que los precios se contengan a pesar de la batería de aumentos ya programados para los próximos meses. 

 

"El cambio de plan económico está descolocando a muchos inversores, el Gobierno de Javier Milei está llevando adelante una política monetaria contractiva, esto implica que la circulación monetaria sigue en un nivel similar al que teníamos cuando asumió, en torno de los $7,5 billones, cuando a dos meses de mandato la inflación corrida rondaría el 45%", explica el consultor Salvador Di Stefano.

 

Dice que la inflación y la rigidez en la política monetaria "nos está llevando a una recesión de dimensiones desconocidas, en especial porque en la Argentina hace muchos años que no nos sometemos a una estricta regla monetaria de no emisión".

"Esto nos ha dejado como resultado que los agentes económicos hayan tenido que vender dólares para financiar sus gastos corrientes, realizar ofertas de mercadería que tenían en el stock o no han renovado las colocaciones a plazo fijo", afirma Di Stefano. 

"Esto se debe a las fuertes ventas que se realizaron en el mercado, porque los individuos y empresas no logran financiar sus gastos, e incurren en desahorros. Parecería que el deporte nacional es cambiar dólares, liquidar stock y no renovar los plazos fijos. Esto nos genera una destrucción de capital muy importante, porque los actores económicos están desahorrando para lograr financiar sus gastos", sostiene.

 

Y aconseja: el cambio de política monetaria y cambiaria obliga a manejar los ahorros y el financiamiento en forma diametralmente opuesta a la época del Plan Platita. "Hay que ahorrar en pesos y endeudarse en dólares. El dólar semifijo con una tasa de devaluación inferior al 3% mensual, y escasa emisión monetaria (casi nula) genera una contracción económica, que pone al dólar billete en el bando de las inversiones con poco recorrido alcista", concluyó el consultor. 

 

 

Fuente: El Economista

Temas de esta nota