sábado 13 de abril de 2024

SOLO EN EL PRIMER MES

Con Milei se produjo la caída de sueldos más grande desde la crisis de la convertibilidad

Los salarios se desplomaron casi 14 puntos porcentuales en lo referido al poder adquisitivo en el primer mes de gobierno de Javier Milei.
miércoles 14 de febrero de 2024

En diciembre del 2023, la mitad del mes estuvo bajo el efecto de la devaluación y el salto inflacionario. Con respecto a los salarios quedaron atrás en casi 60 puntos contra la inflación, según los últimos datos del Indec.

La variación del índice general de salarios fue 152,7 por ciento en 2023. Esto revela una contracción del poder de compra de los salarios del 58,7 por ciento en el año, al contrastarlos con una inflación del 211,4 por ciento anual. 

El economista Guido Bambini, indicó en diálogo con La otra mirada por FM Espacios, que respecto al último dato conocido, “los salarios quedaron notablemente atrasados con respecto a la escalada inflacionaria, superando el 200 por ciento”. 

En tanto, marcó que “en la historia reciente no hay comparación de pérdida tan fuerte en los salarios, sumada a la inflación de diciembre que arrojó el 25,5 por ciento más la proyección para enero de alrededor del 20 por ciento, el poder de compra tuvo una caída significativa”. 

Así, el nivel general de salarios perdió 16,6 por ciento en términos reales solo en el último mes del año. Este ajuste en los ingresos no encuentra parangón en los últimos treinta años, advirtió el analista económico del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

“Es una caída brutal en el inicio del gobierno de Javier Milei”, dijo. El aumento de sueldos en diciembre fue del 8,3%, según la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) contra una inflación del 25,5% en el último mes del 2023. De esta manera, los salarios se desplomaron casi 14 puntos porcentuales en lo referido al poder adquisitivo en el primer mes de gobierno.

“En la historia reciente no hay comparación de pérdida tan fuerte en el poder adquisitivo de los salarios”, señaló. Se trata de la caída más grande de los haberes, 14 puntos, la más grande desde la crisis de la convertibilidad, en abril de 2002, cuando los haberes se desplomaron 9,6%.

El economista sostuvo que “hay una decisión política de que los salarios de los trabajadores y las jubilaciones sean el ancla del programa inflacionario. A partir de la licuación de los ingresos, el gobierno nacional pretende enfriar la economía, ya que solo en enero cayeron en un 30 por ciento todos los indicadores”.

Fuente: CEPA en base a MTEySS e INDEC

Fuente: CEPA en base a MTEySS e INDEC.

Bambini, explicó que la situación actual es una combinación entre una “recesión fenomenal con un índice inflacionario muy alto que materializa lo que dijo Javier Milei que se venía una época de estanflación”. 

Respecto de las perspectivas económicas, destacó que a su parecer “aún quedan muchos precios que van a seguir empujando la inflación, asimismo para la época de cosecha gruesa en el mes de marzo, el agro y sectores exportadores pedirá una nueva devaluación para tener un tipo de cambio competitivo para poder exportar”. En ese punto, vaticinó que “habrá una nueva escalada inflacionaria y aumento de precios”, por lo cual “no se avizora un sendero que marque una baja en la inflación”. 

El economista sostuvo que “el salario tiene todas las posibilidades de seguir cayendo”, ya que “la única manera que se revierta es que el aumento nominal supere la inflación, pero es difícil en un contexto recesivo con desocupación”. 

Finalmente, consideró que el escenario en la Argentina “no es alentador a mediano plazo” y “la recuperación de los niveles salariales no será rápida, al igual que el crecimiento y la actividad industrial”.  

Temas de esta nota