Aguas de Formosa trabaja en la preparación de un bombeo auxiliar de mayor capacidad

Aguas de Formosa trabaja en la preparación  de un bombeo auxiliar de mayor capacidad
15/10/2020
E

l gerente de Aguas de Formosa, el ingeniero Alfredo Gusberti, brindó precisiones sobre los trabajos que se están realizando en el río Paraguay, más precisamente en la zona Norte en cercanías a la Costanera de la ciudad de Formosa, acompañados por operarios de REFSA y la Dirección Provincial de Vialidad, para solucionar los inconvenientes en la cañería de aducción de agua de la planta central.

Debido a la pronunciada bajante del río, se quedó sin agua una junta de esa cañería lo que provocó que se interrumpiera el flujo de líquido en la aducción y que directamente afectara el suministro normal del servicio de agua potable en la ciudad de Formosa.

“Lo que ha sucedido es que con la bajante del río Paraguay, la aducción de la toma empezó a perder capacidad para mandar caudal a la planta central. Entonces, llegado el momento hicimos un análisis de cómo iba bajando el río y cuándo hidráulicamente esa cañería iba a dejar de funcionar, debido a que la misma funciona por sifonamiento”, precisó Gusberti.

Describió que “teniendo en cuenta que hacia fin de mes ya esperábamos el corte hidráulico de funcionamiento, estamos trabajando preparando un bombeo auxiliar de mayor capacidad que reemplaza totalmente a esta aducción”, y recordó que la cañería original que alimenta a la toma que lleva agua a la planta central fue montada en la década del 50’ y luego reemplazada por una cañería nueva en la década del 90’ con mayor capacidad. La misma se ubica hacia el costado Norte del río.

A esta situación, se sumó que “entre este martes y miércoles se dio un pico muy fuerte con respecto a la bajante pronunciada del río, que dejó al aire una junta de esta cañería por la cual empezó a filtrar aire que interrumpió el flujo de agua en la aducción”.

Y frente a ello, “se comenzó con este frente de trabajo para tratar de sellar la cañería para ver si podemos restituir el sifonamiento, pero evidentemente la bajante está dificultando mucho ese trabajo”.

Además de esta tarea, detalló que en otro sector más al Norte hay una balsa con una bomba, donde se encuentra otra cañería auxiliar que tenía como función “ayudar a la aducción ingresando más caudal de la cuenca pero no reemplazarla. Pero, sin embargo, al quedar fuera de servicio la aducción, ésta quedó chica ya que no manda el suficiente caudal para las bombas”, admitió. 

Primero, atender la emergencia 

Aseveró que frente a estas dificultades están abocados a tratar de aumentar la capacidad de esa estación de bombeo flotante. “Aunque primero vamos a atender esta emergencia a través de una capacidad mayor y la semana próxima ya instalaremos una definitiva”, aseguró  Gusberti y remarcó que la bajante del río Paraguay se va prolongar durante varios meses y “tenemos que estar preparados para eso”. 

Al mismo tiempo, manifestó que “en el caso de que no puedan restituir la aducción, se está preparando unas bombas que se están trabajando en los talleres, adaptándolas, son más grande y están en balsas”. 

Servicio, resentido 

En ese contexto, el ingeniero Alfredo Gusberti, sostuvo que durante la jornada de este jueves y hasta lograr restituir el ingreso de caudal de agua al cilindro de la toma, “el servicio de agua potable estará sumamente resentido” y marcó que desde la empresa Aguas de Formosa ante este panorama decidió operar “con la producción de la Planta Norte que está en el Circuito Cinco, ir derivando el agua a todos los sectores de la ciudad que se abastecen desde la planta central”.

“Así iremos viendo como administramos durante el día ese caudal de agua para tratar de, al menos, garantizar un mínimo a los distintos sectores de la ciudad. Estamos trabajando en eso con otro sector de la empresa que es la que maneja la distribución”, profundizó.

Los plazos 

Con respecto a los tiempos o plazos que demandarán los trabajos, afirmó el gerente: “Son tiempos técnicos que digamos en los papeles uno sabe qué hacer pero después en la práctica se complica”, al poner como ejemplo que estuvieron tratando el miércoles de solucionar el problema de la aducción, pero el clima y el oleaje impidió la continuidad de los trabajos”.

“En cuanto al montaje de la bomba, la complejidad que tiene es que la misma no se monta sobre un sistema estable, sino que se lo hace en el río; entonces, hay que encontrar una manera segura de vincular la bomba a la cañería de impulsión a través de una manga flexible que es lo que más nos está costando hacer rápidamente”, pormenorizó.

En este contexto, aclaró: “Lo que quiero significar con esto es que la solución está diseñada, la vamos a instrumentar pero hay tiempos técnicos que son difíciles de precisar en términos de horas”, y agregó: “Sí les puedo decir que estaremos trabajando todo el día y la noche si es necesario hasta que esto sea resuelto, al menos de manera parcial y más adelante de manera definitiva”.

Además, afirmó que “seguramente todos los barrios de la ciudad van a estar con el servicio resentido respecto a lo normal”, y por eso aprovechó para pedirle a aquellas personas que puedan acceder a llenar sus cisternas que por favor “racionen absolutamente el uso del agua” para permitir que el líquido pueda llegar a los barrios más alejados de la red que son los que normalmente presentan mayores problemas.

En el final, el gerente de Aguas de Formosa agradeció el apoyo del personal de REFSA y de Vialidad, ya que sin ellos “no podríamos encarar este trabajo en los tiempos que se están requiriendo”.