"Hay otra pandemia y es la de la pedofilia en Internet"

07/05/2020
E

l director de Grooming Argentina Hernán Navarro, aseguró que en este tiempo de pandemia, “el criminal se convierte en un cazador que sale a cazar dentro de un zoológico”, por considerar que los jóvenes hoy “pasan mucho tiempo solos en Internet”.

Navarro sostuvo que el aislamiento social obligatorio “fue pensado en términos físicos y no en términos digitales, hoy el flujo de usuarios se ve exacerbado y genera el fenómeno de la hiperconectividad, que a su vez convierte a niños, niñas y adolescentes en hipervulnerables”, dijo en una entrevista realizada en FM Espacios de Formosa.

Y advirtió que "se triplicaron las consultas en relación a hijos e hijas prolongando los períodos de conectividad, invadiendo horas de sueño o pasando la noche chateando o jugando online”.

“A nivel mundial los delitos contra la integridad sexual como el grooming y la mal llamada pornografía infantil han aumentado en más de un 500 por ciento”, indicó.

En relación a este caso, detalló que el perfil psicológico criminal del adulto que acosa y abusa de niños, niñas y adolescentes por internet corresponde a un patrón de caza, “salen a cazar permanentemente, y se convierte en un cazador que sale a cazar dentro de un zoológico”.

Para Navarro “cuando un chico o una chica entra a su habitación con un celular, está entrando a un boliche todos los días”, y agregó que están "trabajando en la convivencia digital. No nos puede resultar lo mismo los momentos de ocio que los momentos pedagógicos”.

“El adulto tiende por reflejo a dotar a sus hijos e hijas de tecnología como herramienta contra el aburrimiento, y esto hace que tengamos hoy a los niños y niñas con su primer dispositivo móvil a los 9 años, edad en la que no tienen capacidad para discernir en materia sexual ni para enfrentar situaciones de vulnerabilidad que en internet abundan”, recriminó.

Para finalizar, Hernán Navarro sostuvo que “hay otra pandemia y es la de la pedofilia, que encontró en la tecnología un vehículo de proximidad y de contacto. En estos tiempos de confinamiento, esto se convirtió en un caldo de cultivo para esta situación y tenemos que estar con los ojos bien abiertos”, concluyó.