El artista que empezó a homenajear a los personajes formoseños

El artista que empezó a homenajear a los personajes formoseños
02/05/2020
E

s dibujante aficionado aunque el que observe sus trazos se dará cuenta que está ante un artista completo, “amiguero” como él se define, un tipo piola, que además se dedica de manera profesional al tatuaje, porque Jimmy no solo imprime recuerdos en una hoja, también lo hace sobre la piel. Desde Pato pasando por Roberto Oviedo; a personajes más entrañables de su barrio, hasta el homenaje al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán. 

Sergio (su verdadero nombre, 26) Vera, Jimmy, de acá en adelante es un dibujante aficionado que empezó con esta pasión desde los 17 años. “Arranqué dibujando cosas que veía (dibujo por imitación) y luego fui creando personajes con la birome en el colegio; a la gente les gustaba y yo se los regalaba”, comenta a El Comercial.
Luego de terminar la secundaria emprendió su primer viaje hacia el sur, a la Patagonia, a Santa Cruz. Ahí conoció a quien considera la persona que lo iluminó en el mundo del dibujo.

“Javier, un mexicano, me mostró y me iluminó mucho en cuanto al dibujo. Le pregunté cómo hacía, y me dijo que vivía el día a día. Que a veces tenía para pagarse un hotel y otras simplemente andaba en carpas, se compraba la comida con lo que obtenía vendiendo su arte. Y me gustó mucho eso, vivir del arte, ese concepto. Y volví a Formosa con eso en la cabeza”, relata.

Al regresar, intentó estudiar en la universidad pero ese no era su mundo. “Me distraía mucho. El profesor dictaba la clase y en mi cuaderno solo había dibujos, estaba ahí el arte presente. Me di cuenta que la universidad no era para mí y de nuevo, regresé al sur para buscar laburo, y con la esperanza de encontrarlo nuevamente a este muchacho (Javier) pero ya no estaba, seguramente habrá estado viajando”.

Jimmy cuenta que un día un amigo que conoció en Río Gallegos lo puso en contacto con un hombre que quería que lo dibujase a él y su futura esposa, un retrato para exhibirlo en la boda. “Ahí la gente en la boda vio mi trabajo y comenzaron a preguntar por mí, y digamos que gracias a eso me hice relativamente conocido, y pude vivir a base de mi arte, de mis dibujos; además tuve la suerte de que mi tío me brindara hospedaje”.

Luego encontró dos trabajos que le habían quitado casi todo el tiempo disponible que tenía. “Ganaba bien pero no tenía vida, no comía bien, dormía poco. Y mientras podía, en un hotel, en la recepción; dibujaba y la gente que venía de todas partes del mundo veía mis dibujos y le gustaba. Yo se los regalaba sin problemas. Y eso es muy loco, saber que un dibujo mío, que una parte de mí, están por ejemplo en Noruega o en Japón”.

Pero el tiempo y la vida que pasa rápido no le cuadraban a este artista, entonces tomó la decisión de renunciar a todo, a sus dos trabajos: una casa de informática y el hotel y se lanzó de mochilero.

“Me lancé de mochilero y recorrí prácticamente toda la Patagonia, y en cada lugar que iba y dibujaba; los dejaba en las paradas de colectivos con mi número de teléfono y mis redes sociales. Así mucha gente me encontraba por ahí y me reconocían, he dormido en casas con desconocidos tomando mate, charlando; fue algo muy lindo. Y he hecho esto en Buenos Aires, en Corrientes y por supuesto, cuando volví a Formosa, también lo quise hacer y lo hice. Y me pasó igual, mucha gente me reconoció y me saludó al encontrarse un dibujo mío”.

 

Los homenajes  


Jimmy además de dibujante es un tatuador y tiene su propio estudio, que funciona en su casa. Pero al llegar la cuarentena obligatoria hubo que parar un poco con algo que venía a mucha velocidad según él mismo relata, entonces surgió nuevamente la posibilidad de hacer dibujos, caricaturas homenajeando a los personajes de Formosa.

“Le comenté a Jani, mi novia una noche, que el logo de Ñembo Tattoo (su estudio) iba a ser en realidad un mango cabalgando sobre un sapo; dos cosas bien nuestras. Pero no se dio, entonces como ahora había tiempo y quería hacerlo y ella me dijo que lo hiciera; lo dibujé. Y así comenzó la larga lista de personajes; que por supuesto no se terminó aún, seguro vendrán más”.

Un mango con ojotas y tereré montado a un sapo 

“Iba ser el logo de Ñembo Tattoo, bien nuestro, un mango con ojotas y un tereré montando un sapo, tuvo mucha aceptación y gustó. Eso me motivó a seguir”, afirma.
Roberto Oviedo. 

“Decidí homenajearlo a Roberto Oviedo porque es un personaje entrañable, porque lo conocí y me pareció un tipo humilde. Y además, no importa la clase social, todos mirábamos a Roberto Oviedo”.

Otro Roberto

“Roberto era un personaje muy querido y conocido en el Circuito Cinco. Falleció en un accidente de tránsito pero todos lo recuerdan de la mejor manera y de hecho, cuando hice su dibujo al tiempo me llegaron muchas anécdotas y gente que se conmovió por su recuerdo”.