Un estudio reveló cuáles son los tipos de sangre más vulnerables y más resistentes al coronavirus

Un estudio reveló cuáles son los tipos de sangre más vulnerables y más resistentes al coronavirus
20/03/2020
U

n estudio llevado a cabo en Wuhan, la ciudad china donde en diciembre comenzó a propagarse el virus COVID-19, indicó que las personas con sangre de tipo A pueden ser más vulnerables a la infección por coronavirus, mientras que aquellos con tipo 0 son más resistentes.

Así lo confirmó un grupo de científicos chinos que tomó patrones de grupos sanguíneos de más de 2.000 pacientes con coronavirus oriundos de Wihan y Shenzhen, y los compararon con poblaciones locales saludables. El estudio demostró que los pacientes con sangre de tipo A mostraron una mayor tasa de infección y tendieron a sufrir más los síntomas, según informó el portal South China Morning Post.

Si bien los investigadores señalaron que el estudio no era del todo concluyente, pidieron que los gobiernos y los hospitales que consideren las diferencias en los tipos de sangre a la hora de tratar pacientes con el virus COVID-19.

"Las personas del grupo sanguíneo A podrían necesitar una protección personal específicamente fortalecida para reducir la posibilidad de infección", escribieron los investigadores del Centro de Medicina Basada en la Evidencia y el Hospital Zhongnan, liderados por científico Wang Xinghuan. "Este grupo podría necesitar más atención y un tratamiento más intensivo", agregaron.

Por el contrario, "el grupo sanguíneo O tenía un riesgo significativamente menor para la enfermedad infecciosa en comparación con los demás grupos sanguíneos", según detallaron en un artículo publicado en el portal Medrxiv.org.

Las estadísticas del estudio arrojaron que de los 206 pacientes que murieron en Wuhan a causa del coronavirus, 85 de ellos tenían sangre de tipo A, es decir, un 63% más a comparación de las otras 52 personas con sangre de tipo 0 que fallecieron a raíz de la enfermedad.

De todas maneras, Gao Yingdai, un investigador del Laboratorio Estatal de Hematología Experimental, ubicado en la localidad china de Tianjin, que no participó del estudio, dijo que se podrían obtener mejores resultados si se agranda el tamaño de la muestra. Si bien 2.000 pacientes no es poco, este número queda insignificante en comparación con el total de pacientes infectados alrededor del mundo, que ya supera los 260.000.

Según Gao, otra limitación del estudio es el hecho de que no se analizó la interacción molecular entre el virus y los diferentes tipos de glóbulos rojos.