Solicitan avisar al Senasa en caso de detectar caracoles gigantes africanos

Solicitan avisar al Senasa en caso de detectar caracoles gigantes africanos
11/06/2019
E

n el marco de una jornada informativa sobre la plaga, destinada a alumnos de la EPEP 32 de la localidad formoseña de Lucio V. Mansilla.

Profesionales del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) solicitaron a la población dar aviso en caso de detectar caracoles gigantes africanos (Lissachatina fulica), en el marco de una jornada informativa sobre la plaga realizada en la localidad formoseña de Lucio V. Mansilla.

El encuentro se realizó en las instalaciones de la EPEP N° 32 de la localidad mencionada y convocó a alrededor de 70 alumnos de los últimos años de la institución y 6 profesores.

La apertura de la jornada estuvo a cargo del jefe de la Oficina Senasa de Misión San Francisco de Laishí, que explicó a los participantes cuál es la misión y las funciones del Senasa y qué programas sanitarios lleva adelante.

Seguidamente, la supervisora del Área de Protección Vegetal de Formosa, Andrea Rodríguez informó acerca de las características del molusco para poder diferenciarlo de algunas especies nativas, los daños que puede ocasionar a la agricultura, salud humana y la biodiversidad, los objetivos de la campaña de difusión y los recaudos a tomar ante la detección de los mismos.

Debido a que este caracol puede afectar la salud de las personas al transmitir parásitos, y también convertirse en importantes plagas agrícolas y afectar el medio ambiente, el Senasa recomienda:

-Comunicarse telefónicamente a sus Oficinas en Formosa (0370- 4458446), Clorinda (03718- 422727), Villafañe (0370- 4490360) y Laishí (0370)- 4496918.

-No tocarlos directamente con las manos, ni comerlos.

-Si se los toca accidentalmente, lavarse inmediatamente las manos; al igual que si se tocan superficies que pueden haber estado expuestas a su baba.

-En personas, evitar el contacto con la baba del caracol, especialmente en ojos, nariz y boca.

-Lavar con agua potable las verduras, porque pueden haber estado expuestas a su baba.

-No utilizar los caracoles como carnada, mascotas o adorno.

-En zonas urbanas, no utilizar venenos químicos contra el caracol, ya que los molusquicidas son extremadamente tóxicos para niños, mascotas y la fauna nativa.

-En su propiedad, eliminar del jardín restos de madera, materiales de construcción o cualquier otro elemento que pueda servirle de refugio.

-Si detecta la presencia de caracoles gigantes africanos, puede tomarlos con guantes impermeables (látex), colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos, o introducirlos en un recipiente herméticamente cerrado con dos partes de agua y una de cloro, durante 48 hs. Luego estos animales ser descartados de manera segura (enterrados).

-No permitir que los niños participen en la captura o jueguen con estos caracoles.

-No trasladar los caracoles a otras zonas. Tampoco plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

El caracol gigante africano es considerada como uno de los moluscos terrestres más perjudiciales en el mundo porque presenta un gran potencial de dispersión debido a su alta plasticidad ante variables ambientales, una dieta polífaga, elevada tasa reproductiva y ausencia de enemigos naturales que lo controle.

Es importante conocer que también existen caracoles terrestres nativos que no deben ser eliminados porque no representan un problema a la salud, a la agricultura y al medio ambiente. Por este motivo, durante la recolección se debe tener la precaución de no eliminar caracoles nativos.